Periódico de Noticias de Alcalá de Henares. Soy de Alcalá de Henares
MENU

Refranes de nuestra Alcalá

Descubriendo Alcalá

Descubriendo Alcalá

El historiador alcalaíno, José María García Núñez, nos descubre los refranes de Alcalá

Continuamos con la segunda parte de los refranes que habíamos comenzado en el número anterior. Esperamos que estas curiosidades y/o anécdotas históricas que han penetrado en algún momento en el uso de la lengua castellana, permitan al lector conocer de mejor manera su ciudad y la importancia histórica de esta.

 

“A Alcalá, que no hay justicia”

 

Este refrán, hace referencia una vez más a la ciudad de Alcalá y aunque no lo parezca, a su Universidad. Para comprender la relación, hay que saber que los estudiantes universitarios del periodo se encontraban en todo momento bajo el fuero académico. Es decir, las leyes civiles no afectaban a los estudiantes universitarios, sino que estos se regían por unas leyes especiales a parte. Así mismo, estas leyes eran mucho más laxas que las creadas por la justicia civil. Esta situación era bien conocida por los propios estudiantes, los cuales no dudaban en utilizarla para su proprio beneficio. Evidentemente, esto originaba grandes conflictos entre jurisdicciones, puesto que cuando un estudiante cometía un delito, la justicia civil o la justicia eclesiástica, reclamaban para sí la ejecución de la pena algo que la justicia universitaria no podía permitir. Debido a ello, prontamente se extendió en el imaginario común que en Alcalá no había justicia, por lo que se convertía en un buen lugar para acudir y dar prenda suelta a los instintos más bajos. 

Las leyes civiles no afectaban a los estudiantes universitarios, sino que estos se regían por unas leyes especiales

 “Alcalaíno, borracho y fino”

 

Siguiendo la línea temática, este refrán hace referencia a la vida disoluta que los universitarios llevaban a cabo en nuestra ciudad. Así, al alcalaíno se le reconoce su condición de borracho puesto que no sólo gusta del alcohol, sino también de zascandilear de fiesta en fiesta. Y por otro lado, no podemos dejar pasar que se trataría de jóvenes universitarios, la élite cultural de la nación por lo que además de borrachos, serían cultos, educados y cosmopolitas. Como ven, todo una joyita ser alcalaíno.

 

“Cuando el cerro del Viso fuma tabaco, labradores recoged el hato”

 

Todo complutense sabe que se encuentra en la cercanías de Alcalá cuando avista en la lejanía, el cerro el Viso. Pues bien, este refrán utiliza tan mítica forma de relieve local, a modo de aviso para los labriegos y trabajadores del campo. Si el Viso fuma tabaco, es decir, si se aproximan nubarrones negros, es mejor que se recojan los utensilios del campo y se dé por concluida la jornada de trabajo. En caso contrario, uno se arriesga de recibir un chaparrón.

 

Te puede interesar

Comentarios
Añadir un comentario
Texto del comentario:  

Alcalá de Henares - Multimedia